LIFTING

Con la edad la piel pierde consistencia y elasticidad, entonces se vuelve fláccida y relajada. El lifting facial o estiramiento de la piel de la cara y el cuello, que son las zonas donde este efecto del envejecimiento es más visible, devuelve la firmeza perdida y rejuvenece el aspecto.

Cada lifting y su resultado dependen del tipo de piel y de su estado, así como de los huesos y de otros aspectos hereditarios del paciente.

Todos estos factores se tienen en cuenta a la hora de llevar a cabo este tratamiento.

Las incisiones se ocultan en partes poco visibles, sobre todo en el cuero cabelludo.

Aunque son necesarios unos meses para apreciar los resultados definitivos, estos son siempre satisfactorios: la cara y el cuello recuperan frescura y ganan buen aspecto.